jueves, 6 de agosto de 2015

AZÚCAR INVERTIDO


El azúcar invertido es algo que se ha puesto de moda en la cocina moderna tanto para la elaboración de postres como helados.

Las proporciones serían las siguientes:

En bollería, panadería y pastelería:  Hace que los productos permanezcan tiernos y esponjosos durante más días. 

En bollería y bizcochos: sustituir un 15% del azúcar por azúcar invertido. Si son 100 gramos de azúcar ponemos 15 gramos de azúcar invertido y 85 gramos de azúcar.

En panadería y pastelería: sustituir un 50% de azúcar por azúcar invertido. Ponemos mitad y mitad.

Para los helados: Evita la cristalización y hace que el helado sea más cremoso. Si la receta no lo indica sustituir el 25% del azúcar por azúcar invertido. Si son 100 gramos de azúcar ponemos 25 gramos de azúcar invertido y 75 gramos de azúcar normal.


INGREDIENTES
  • 150 gr de agua embotellada. 
  • 350 gr de azúcar blanquilla. 
  • 1 pack de gasificante de mercadona (1 sobre blanco y 1 sobre lila).

ELABORACIÓN

Ponemos en una cacerola al fuego el agua, el azúcar y el sobre blanco. Remover con unas varillas. Cuando empiece a hervir apartamos del fuego y metemos el termómetro.

Cuando llegue a los 50 grados echamos el sobre lila y removemos con unas varillas (tarda unos 20 minutos aproximadamente en alcanzar la temperatura). Cogerá un color blanco. Dejar enfriar.

Cuando la espuma que se forma baje por completo y esté totalmente frío vertemos en un tarro de cristal.

Se conserva durante 10-12 meses en un armario (no hace falta meterlo al frigorífico). Pondremos la fecha de envasado para que no se nos olvide cuando lo hicimos. Y listo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada